Encabezado
Imprimir

Número 669

25 de diciembre de 2020

UNA UNIVERSIDAD INCLUYENTE Y ACCESIBLE RECONOCE EL DISCURSO Y LA VOZ DE LA DISCAPACIDAD

*El trabajo con arte serviría a la institución para promover procesos de inclusión y accesibilidad,

señaló Elías Levin

 

*Expertos participaron en el Foro Diplomado Accesibilidad Universitaria para Personas con Diversidad Funcional

 

El arte, la actividad cognitiva, la enseñanza, el aprendizaje y la docencia buscan generar vínculos sociales por medio de las diferencias, “y ésta debe ser la apuesta de una universidad incluyente y accesible, que reconoce el discurso y la voz de la divergencia funcional, de la discapacidad”, sostuvo el doctor Elías Levin Rojo, investigador de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). 

 

Durante el Foro Diplomado Accesibilidad Universitaria para Personas con Diversidad Funcional, el investigador del Departamento de Educación y Comunicación apuntó que el arte se convierte en un recurso para la expresión de las diferencias “y en cualquiera de sus manifestaciones, es un terreno fértil para la subjetividad a la que todos tenemos necesidad de valorar, porque es a partir de ella que nos amasamos y nos conjuntamos con el otro”. 

 

Es el material que une al yo con los otros, “la que nos hace equivalentes, pues frente al arte todos somos vulnerables y nos confrontamos, por lo general, con las mismas inquietudes y limitaciones; frente a él miramos lo propio, que no es lo nuestro y nos fijamos en el otro expresado y construido no por lo que sabe, sino por lo que siente y no por lo que tiene, sino por lo que puede tener”. 

 

Esa es la lógica que tendría que permear en una institución de educación superior si quiere incorporarse, desde esa actividad, al flujo de la discapacidad; “como sujetos desde nuestra subjetividad individual e institucional “tenemos la obligación de hacerlo y es el arte un camino bastante útil para ello”. 

 

El trabajo con arte serviría a la universidad para promover procesos de inclusión y accesibilidad produciendo alumnos que encuentran en esta actividad la posibilidad de expresarse en la vida universitaria como miembro activo, pero también genera públicos en relación al discurso de la discapacidad”. 

 

La doctora Sara Makowski Muchnik, investigadora del Departamento de Educación y Comunicación y coordinadora de la emisión Radio Abierta, el primer programa en México realizado por personas con padecimientos mentales, señaló que este proyecto busca restituir el derecho a la libre expresión y a la comunicación de la gente con discapacidad psicosocial e intelectual. 

 

Se trata de una propuesta de intervención comunitaria en el campo de la salud mental que utiliza la radio y las nuevas tecnologías para la inclusión social, y apuesta no sólo para que estas voces sean escuchadas en la esfera pública, sino para que puedan unirse, mezclarse y dialogar con otras conversaciones.

 

La intención es generar el reconocimiento social de estas personas, lo que está vinculado además con la desestigmatización social, pues una vez que son escuchadas crean “una desestabilización muy potente de aquellas fronteras en apariencia tan claramente establecidas entre la locura y la cordura, la razón y la sinrazón, entre la enfermedad y la salud”. 

 

La experiencia de Radio Abierta permite al sujeto salir del encapsulamiento que producen los diagnósticos psiquiátricos y propician su atrapamiento; favorece el desbaratamiento de esos muros rígidos, y comienza a abrir y redescubrir los deseos y proyectos propios, por ello sus participantes “en lugar de decir soy Pedro y soy bipolar”, lo que contaminaría la subjetividad del sujeto, refiere “soy Pedro y soy poeta y músico o quiero continuar mi carrera en la universidad”. 

 

La emisión en ese sentido reconecta a las personas con sus propias historias o sueños, que las crisis por internamientos terminaron por pulverizar. Otro efecto positivo es la reconfiguración de los vínculos sociales, pues por lo general quienes sufren una experiencia psiquiátrica no tienen mucha participación en espacios comunitarios y su intervención en la radio ha posibilitado procesos de empoderamiento en los niveles individual y grupal, finalizó. 
 
Audio.