Encabezado
Imprimir

Número 664

22 de diciembre de 2020

LA CONSOLIDACIÓN DEL ESTADO DE DERECHO,

EJE VITAL DE LA REFORMA LABORAL 

*También fortalece la agenda de género y el proyecto del derecho humano al trabajo

 

*Enrique Larios dictó la conferencia magistral del Ciclo Hacia un nuevo Sistema de Justicia Laboral, convocado por la UAM 

Con la reforma laboral del primero de mayo de 2019, México cuenta con una legislación de carácter social en la que son fundamentales los principios de certeza, confiabilidad y legalidad en los sindicatos, a los cuales toca cuidar su imagen pública pues se encuentra “muy mal puesta”, sostuvo el abogado Enrique Larios Díaz. 

 

Al dictar la conferencia magistral del Ciclo Hacia un nuevo Sistema de Justicia Laboral, organizado por la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dijo que los ejes principales de la reciente modificación son el fortalecimiento del Estado de derecho y una negociación colectiva verdadera.

 

El especialista de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ofreció un repaso histórico de la legislación laboral a partir del Porfiriato, señalando que en favor del cambio jugó también la firma del convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo sobre el derecho a la sindicalización y la negociación colectiva de los trabajadores, un documento que recientemente senadores “sacaron de la congeladora para ratificarlo”, junto con el 97, que protege la libertad de empleados y patrones, sin distinción alguna, a convenir las vías para fomentar y defender sus intereses. 

 

La negociación colectiva es una reconquista de los agremiados, pues ahora, si llegan a un acuerdo con el patrón deberá ser sometido a la deliberación de los empleados y no como en el pasado, que los líderes sindicales hacían los pliegos petitorios, platicaban con el dueño y firmaban el contrato colectivo, aun cuando no gustara a la clase obrera.

 

Estos convenios resultan relevantes, ya que “nos dan lineamientos y hacen florecer otra vez el derecho del trabajo”, aunque otro rasgo importante de la nueva ley es que las directivas se elegirán por voto personal, libre, secreto y directo, es decir, “se acaba aquello de que el representante seccional votaba al delegado y éste al comité ejecutivo”, subrayó el también presidente del Colegio de Profesores de Derecho de la UNAM. 

 

Además queda prohibido que el patrón intervenga en las asociaciones de los trabajadores y, por lo tanto, que “funden sindicatos a su gusto”, con lo que se genera un nuevo modelo de gestión, debido a que todos las asociaciones federales y locales del país deberán estar registradas en el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, encargado de certificar a la directiva, que debe informar cada trimestre sobre su membresía y números de ingresos y egresos de la organización. 

 

Con esto, el procedimiento ordinario se modifica y “esperamos quen tenga una expresión significativa el próximo 18 de noviembre”, cuando empiecen a operar tribunales de ocho entidades, “es decir, que en pocos días estaremos teniendo en funcionamiento estos órganos que ayudarán mucho a la justicia del trabajo”. 

 

Con los centros de conciliación locales y para los asuntos individuales es impulsada “una conciliación de carácter social basada en los principios de certeza, confiabilidad y legalidad de los sindicatos”. 

 

El especialista destacó también que una parte básica de la reforma se vincula a lo estipulado en el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), en cuyo marco se revisa el cumplimiento de la libertad sindical y se exige mejorar el salario de los mexicanos, pues el ingreso mínimo es el más bajo de las naciones occidentales e incluso el país fue acusado de practicar “dumping salarial”. 

 

Tal situación debía terminarse por dos vías: “la reforma de 2019 o el T-MEC, por lo que se trata de una ley de doble fondo: nacional e internacional; en este último queda “doblemente sustentada”, porque contiene “elementos que obstaculizarán la corrupción en la justicia laboral y eliminarán la extorsión, pues se trata de acabar con las mentiras”.

 

Larios Díaz afirmó que con esta modificación también se fortalece la agenda de género y el proyecto de los derechos humanos laborales, ya que las directivas sindicales deben tener 50 por ciento de mujeres y 50 por ciento de varones.

 

Audio.