Encabezado
Imprimir

Número 566

3 de noviembre de 2020

ESCASAS, LAS CONDICIONES PARA LA REELECCIÓN DE DONALD TRUMP

*En ningún estado el actual mandatario tiene ventaja importante
 
*Especialistas de la UAM y la UIA participaron en el Seminario Elecciones en Estados Unidos: pronóstico e impactos globales

La elección presidencial en Estados Unidos se ganará por voto popular y con castigo de los estados considerados columpio: Wisconsin, Michigan, Ohio, Pensilvania, Florida y Arizona, que dieron el triunfo en 2016 a Donald Trump, lo cual muestra que las condiciones de reelección son escasas, consideraron especialistas de las universidades Autónoma Metropolitana (UAM) e Iberoamericana (UIA).
 
El doctor José Luis León Manríquez sostuvo que hay una serie sustancial en la intención del voto popular, con un margen de nueve puntos y “otro elemento alentador” es que en ninguno de esas entidades el actual jefe de la Casa Blanca lleva una ventaja importante, de acuerdo con las últimas encuestas.
 
“Si los votos azules al final se confirmaran en Pensilvania, Michigan, Carolina y Wisconsin sería muy difícil que Joe Biden perdiera, pues con una diferencia de dos o tres puntos porcentuales y los demócratas con un orden de 46 por ciento de ganar, se daría la combinación del voto popular y es muy factible el triunfo” de éstos, subrayó el académico de la UAM en el Seminario Elecciones en Estados Unidos: pronóstico e impactos globales, organizado por ambas instituciones.
 
El cambio focal que se está viviendo es una “erosión del poderío, sobre todo económico, político y cultural de Estados Unidos hacia el continente asiático”, pues sólo este año, mientras se enfrentaba la pandemia y preparando las campañas electorales, Asia rebasó al resto del mundo con el mayor Producto Interno Bruto (PIB), que continuará creciendo, precisó el investigador de la Unidad Xochimilco de la UAM.
 
Esta tendencia histórica, considerada por muchos como el renacimiento de China, en realidad está ocupando el lugar que siempre tuvo, pero se ha magnificado por el conflicto permanente del mandatario estadounidense, que tuvo su punto máximo con la emergencia sanitaria global o “virus chino”, como éste lo llama.
 
Biden, con su actitud caballerosa, seguirá enfrentando la erosión de la hegemonía del vecino país y continuará la política de poder, quizá dando un mayor apoyo a los aliados tradicionales –Japón y Corea del Sur– con un menor conflicto abierto con China, aunque los problemas estructurales seguirán presentes. Con Corea del Norte será difícil la desnuclearización y podría haber un posible acuerdo de paz, aunque al ritmo de Kim Jong-un, añadió el docente del Departamento de Política y Cultura de la Casa abierta al tiempo.
 
El doctor Federico Machón coincidió en que las condiciones de reelección son escasas para Trump debido al descrédito que ha provocado el comportamiento económico, así como la política monetaria, que podrían favorecer las posibilidades de triunfo de Biden este martes.
 
Sin embargo existe la posibilidad de que el magnate neoyorkino no reconozca los resultados, ya que además del descrédito interno también ha sustituido el multilateralismo –fundado en normas de la administración de Barack Obama– por otro de tipo unilateralista agresivo, que representa una política exterior confrontativa, sin distinción entre aliados y adversarios.
 
El jefe del Área del Sistema Económico Mundial en el Departamento de Producción Económica de la citada Unidad universitaria sostuvo que otros de los factores del desprestigio de Trump son volver a la política unilateralista expansionista de América first; el rechazo a la constitucionalización normativa de la sociedad internacional; la dureza de trato hacia la Unión Europea durante el primer año y medio, y la ambivalencia en las negociaciones para alcanzar algún acuerdo comercial.
 
La diplomática Olga Pellicer consideró que el mandato presidencial de Trump llegará a su fin, aunque sigue siendo un periodo desconcertante y atemorizante que preocupa a todo el orbe, ya que “su política exterior se caracterizó por una ruptura en la alianza con la OTAN y su gran desafecto, que ha debilitado a organismos multilaterales, entre ellos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de su forma agresiva de abandonar compromisos existentes en materia de libre comercio y tratar de imponer aranceles”, concluyó.
 
Audio 1.

 

Audio 2.