Imprimir

Número 431
21 de agosto de 2020

SÓLO 5% DE MEXICANOS CON ALGUNA DISCAPACIDAD

OBTIENE GRADO DE LICENCIATURA

*Los foros virtuales Problemas metropolitanos, acciones para su atención se efectuarán del 26 de agosto

al 7 de octubre
 
*Convocan UAM, CRAM-ANUIES y la Red de Instituciones de Educación Superior para la Inclusión

de Personas con Discapacidad


 

En México sólo cinco por ciento de personas con alguna discapacidad ejerce su derecho a cursar estudios de licenciatura, lo que exige el despliegue de políticas de inclusión por parte de las universidades que garanticen la instrucción a ese sector de la sociedad, señalaron investigadoras que participarán en los Foros virtuales: Problemas metropolitanos, acciones para su atención. Inclusión social: discapacidad, experiencias, reflexiones y propuestas para la educación superior en el contexto actual de la pandemia, que se realizarán los miércoles del 26 de agosto al 7 de octubre.
 
Organizados por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Consejo Regional del Área Metropolitana (CRAM) de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y la Red de Instituciones de Educación Superior para la Inclusión de Personas con Discapacidad, México, los encuentros abrirán un espacio de discusión que “visibilice, impulse, promueva y corresponsabilice a las casas de estudio con los derechos humanos de quienes están en esa condición para incidir en la cultura, las políticas y las prácticas desde el ámbito de dicho nivel formativo”.
 
La maestra Francesca Munda Magill, académica de la Universidad Anáhuac e integrante de la Red, sostuvo que a pesar de que el 38 por ciento de los 7.7 millones de mexicanos con discapacidad –de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI)– tiene alguna participación en la economía, sólo cinco por ciento logra ingresar a una escuela de enseñanza superior, lo que es “un dato alarmante que debe convocar a todos”.
 
En el contexto de la pandemia por el COVID-19, la mayoría de alumnos ha continuado sus estudios en línea, sin embargo, es necesario que las instancias garanticen también la accesibilidad a los contenidos pedagógicos a aquellos que viven con esa condición, pues si bien todavía no hay información concluyente “es claro que con la emergencia sanitaria, la exclusión se ha agudizado”, al considerar la correlación entre discapacidad y pobreza, que en el caso de los estudiantes con problemas visuales o auditivos, no pueden disponer de los medios tecnológicos.
 
Munda Magill confió en que, mediante estos Foros, las universidades conozcan los propósitos de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas, con el fin de garantizar su cumplimiento y reconocer que el tema es transversal a todos los sectores, ya que esa condición abarca a individuos de uno a cien años y de cualquier grupo económico, racial o religioso.
 
La generación de políticas y prácticas para promover la cultura de la no marginación y el reconocimiento de la diversidad humana son indispensables, debido a que la población con discapacidad está en todas partes “y no tenemos que hacer programas específicos, sino pensar desde la perspectiva de favorecer a todos”.
 
La doctora Angélica Martínez de la Peña, secretaria académica de la División de Ciencias de la Comunicación y Diseño de la Unidad Cuajimalpa de la UAM, dijo que podría considerarse que la pandemia es un escenario altamente adverso para  repensar la inclusión, pero “puede ser todo lo contrario, porque las tecnologías bien utilizadas –que es lo que tratamos de hacer desde los escenarios de la docencia– pueden resultar incluyentes, si los contenidos y las estrategias didácticas se diseñan en forma adecuada”.
 
En este momento, los profesores “debemos estar muy sensibilizados” para utilizar la tecnología en todo su potencial como un mediador que posibilite el aprendizaje en un entorno de igualdad y equidad, además de promover el bienestar de los alumnos. “Todas las barreras físicas que pudieran existir para la gente con discapacidad se ven inhabilitadas y estarían más bien en los espacios docentes, si nos ponemos creativos podemos integrar a otros grupos como éstos y de la tercera edad”.
 
Una prioridad es poner atención especial al diseño de los materiales, lo cual facilitaría a los sujetos con discapacidad visual trabajar desde la computadora a través del lector de pantalla, es decir, debe estar proyectado en Word o PowerPoint para que pueda ser leído en altavoz.
 
Para personas sordas existen las descripciones textuales y escritos bien redactados y comprensibles en términos de las instrucciones y las actividades académicas, lo que simplificaría el acercamiento a los contenidos educativos, y para aquellos con Síndrome de Down deben crearse productos comprensibles.
 
En la Unidad Cuajimalpa, la inclusión a través del diseño se ha desarrollado a partir del objetivo de hacer de esta sede de la UAM un espacio amigable y accesible para la gente con discapacidad.
 
La doctora Alicia Angélica López Campos, fundadora y coordinadora del Comité de Atención a las Personas con Discapacidad en la UNAM, subrayó que dicho segmento social es sujeto de garantías y la educación superior debe asegurar “una formación inclusiva, equitativa y de calidad”, a partir de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad como la observación número cuatro de la enseñanza inclusiva, caracterizada por la disponibilidad en todos los niveles, porque “en los básicos hay mayor oportunidad de brindar estos servicios con calidad”, pero conforme se asciende en los grados esta posibilidad disminuye”, pues de diez alumnos que cursan la primaria sólo dos llegan a la universidad.
 
Otro aspecto es la accesibilidad, un factor principal para el ejercicio de los demás derechos, pero no es sólo física, sino también a los materiales y los servicios en la sociedad y la escuela.
 
Una característica más que nos interesa abordar “es la aceptabilidad, que radica en que se cumpla con los estándares de calidad que considera el diseño de los espacios, conforme a las condiciones de la población con discapacidad”, dijo.
 
Los Foros virtuales: Problemas metropolitanos, acciones para su atención. Inclusión social: discapacidad, experiencias, reflexiones y propuestas para la educación superior en el contexto actual de la pandemia, se realizarán todos los miércoles del 26 de agosto al 7 de octubre de 2020, de las 17:00 a las 19:00 horas, a través de zoom y la transmisión en vivo en http://www.uam.mx/video/envivo/
 
En la inauguración participarán los doctores Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la UAM y presidente del CRAM; Luciano Concheiro, subsecretario de Educación Superior; Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, y Cipriano Sánchez García, rector de la Universidad Anáhuac México, así como el maestro Jaime Vals Esponda, secretario general de la ANUIES, y Nashieli Ramírez Hernández, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.