Imprimir

Número 397
29 de julio de 2020

INTERNET DEBE SEGUIR GARANTIZANDO SU NEUTRALIDAD

*Por su rol en la formación de opinión, es prioritario conservarlo fuera de la influencia de cualquier poder

 

*Está vigente una consulta pública sobre un anteproyecto de lineamientos para garantizar su imparcialidad


 

Internet juega un papel preponderante en la formación de opinión y representa un espacio de libertad que debe conservarse fuera de la influencia de cualquier poder, sobre todo el político, coincidieron participantes en el Conversatorio Hablemos de censura, invasión a la privacidad y bloqueos, realizado en la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

La reforma a la Ley de Telecomunicaciones promovida en 2014 enfrentó duras batallas sociales y jurídicas por la movilización que generó en redes sociales, foros y calles, y fue gracias a esa resistencia que se dieron algunos resultados importantes, entre ellos garantizar con una norma específica la imparcialidad de la Web en México. 

 

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tenía la obligación de emitir los lineamientos para garantizar dicha neutralidad, pero fue omiso durante cinco años, sin embargo, una lucha jurídica entablada por varias organizaciones logró que en diciembre de 2019 se presentara el anteproyecto de lineamientos.

 

Iván Martínez, representante de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), explicó que en ese organismo identificaron cuatro riesgos potenciales sobre el anteproyecto de lineamientos para la gestión de tráfico y administración de red.

 

En primera instancia mencionaron aquel que establece la “priorización pagada”, el cual implica que las empresas proveedoras de internet tendrían la posibilidad de implementar acuerdos comerciales específicos en función de sus intereses particulares.

 

Otro peligro identificado es la seguridad del usuario, ya que las compañías proveedoras y el mismo órgano regulador han ocultado las tecnologías que utilizan para descartar o diferir el tráfico de datos, así como también lo es la falta de transparencia en la obligación de las empresas de presentar informes de sus prácticas.

 

Una problemática más se refiere a la posibilidad de los proveedores de bloquear o degradar el tráfico en función de situaciones de seguridad nacional o de emergencia, en el sentido de que no están claramente determinadas esas condiciones y qué autoridades serían las encargadas de decretarlas, por cuánto tiempo o, incluso, qué se entiende por ese concepto.

 

El IFT abrió en diciembre de 2019 la Consulta Pública sobre el Anteproyecto de Lineamientos, que en principio tendría una vigencia hasta el 5 de mayo de 2020, pero que, ante la pandemia latente, es probable que extienda el plazo.

 

“Resulta fundamental cuestionar cuál es la web que estamos consumiendo y cómo pueden afectarnos las regulaciones que pretende implementar el Instituto”, señaló José María Serralde, representante de Creative Commons, organización que procura abrir posibilidades para que algunos productos culturales, imágenes, textos y música puedan ser accesibles para todos.

 

“Un objeto cultural se distribuye de manera libre por el ciberespacio gracias a que la Web es neutral, pero lo que pretenden estas iniciativas es silenciar la pluralidad de opiniones, por lo que es importante estar al tanto de los casos de éxito del libre pensamiento fluyendo por las redes digitales, no a través de la mediación de Facebook, Twitter, sino en repositorios abiertos, de acceso libre”, agregó.

 

Fernando Hernández, de la Cooperativa Tierra Común, agrupación de expertos que diseñan e implementan estrategias de seguridad digital, advirtió que los asuntos que más preocupan a los usuarios son la privacidad y la propiedad intelectual, y entre los más discutidos están los denominados delitos informáticos y la amenaza contra la neutralidad de la red, ya que ponen en riesgo a las personas.

 

Primavera Téllez Girón, académica de la Licenciatura de Comunicación Social en la Unidad Xochimilco de la UAM, sostuvo que es indispensable pensar, entender e intervenir en la defensa de la libertad de expresión desde la trinchera de esa oferta educativa para conocer lo que se está pretendiendo regular sobre internet.