Imprimir
Número 374
29 de mayo de 2018

LA PARTICIPACIÓN DE LOS JÓVENES, PRIMORDIAL EN EL IMPULSO

DE LA DEMOCRACIA EN MÉXICO

*La apatía política de ese sector de la sociedad podría debilitar aun más la democracia del país
 
*La sociedad debe recurrir a nuevos mecanismos de transparencia electoral y vigilar que se cumplan

las normativas

 

 

México registra una larga historia de reformas con las que se ha luchado por la transparencia en los procesos de elección de los gobernantes y la conformación de instituciones sólidas y, aun cuando el sistema es imperfecto, ha logrado desmontar un régimen autoritario para transformarlo en uno de partidos mucho más competitivo, expuso que el doctor Gabriel Pérez Pérez, investigador de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
 
En el Cuarto Foro Regional Sobre Derechos Políticos, Participación Ciudadana, Prevención y Denuncia de Delitos Electorales, el académico alertó que la apatía de los jóvenes para llevar a cabo actividades políticas podría debilitar aun más la democracia del país, debido a que ese sector de la población definiría el rumbo de los próximos comicios si se decidiera a sufragar, por lo que debiera hacerlo de manera informada
 
En la mesa Elecciones transparentes y participación de los universitarios en procesos electorales, el también Jefe del Departamento de Ciencias Sociales de esa sede académica apuntó que luego de la reforma electoral de 1996 mejoró la fiscalización de los partidos, se impulsó la plena autonomía de los órganos electorales y fue otorgado mayor financiamiento, en favor de la igualdad de condiciones en la  competencia.
 
La doctora Luz María Cruz Parcero, investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México,  subrayó que la sociedad debe recurrir a todos esos nuevos mecanismos de seguridad y transparencia para apropiárselos, hacerlos suyos, vigilar que se cumplan las nuevas normativas y ejercerlas.
 
En términos de democracia se ha evolucionado gracias a un largo trayecto de construcción de un sistema mucho más plural vinculado al poder público, además de que el Instituto Nacional Electoral está estructurado con un andamiaje que coloca dentro de sus áreas estratégicas la cultura cívica, que sumó a sus tareas sustantivas y representa un punto clave de desarrollo al obligarlo a ir más allá de la propia organización del proceso electoral.
 
La catedrática dijo que las nuevas tecnologías posibilitan conocer en mayor profundidad, tanto la trayectoria de los candidatos como sus propuestas de gobierno y posiciones respecto de temas coyunturales, “lo cual antes era difícil y requería de investigación periodística, pero ahora existen plataformas digitales abiertas que otorgan a los usuarios gran cantidad de información procesada y un ejemplo de ello es el voto informado diseñado por la UNAM”.
 
Además existen redes ciudadanas ocupadas en tratar distintos aspectos para procurar un ejercicio más limpio, entre ellas Fundar y democraciasinpobreza.mx “que en cierta forma obligan a los partidos a transparentar su quehacer y difundir lo que están proponiendo”.
 
La maestra Alma Gabriela Nery Pego, directora de capacitación de la Dirección de Política Criminal y Vinculación en Materia de Delitos Electorales de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), destacó que el padrón electoral registra 88 millones de mexicanos, de los cuales 15 millones son jóvenes menores a 25 años que por primera vez tendrán la oportunidad de ejercer su derecho al voto, aunque los partidos políticos han usado estrategias fallidas o poco adecuadas para ese sector.
 
Durante la mesa –moderada por el doctor Leonardo Díaz Abraham, profesor-investigador de la Unidad Cuajimalpa de la UAM– la funcionaria expuso que se debe informar a la ciudadanía sobre los tres mil 406 puestos que serán elegidos, ya que de acuerdo con encuestas recientes entre personas nacidas durante el periodo 1980-2000, “77 por ciento manifiesta interés en votar, diez por ciento no sufragará y otro diez por ciento está en duda”.
 
La maestra Diana Carolina Ortiz Gutiérrez, subdirectora de información y gestión del conocimiento del INE, indicó que en esta ocasión los ciudadanos pueden tener la certeza de que las elecciones cuentan con varios mecanismos de seguridad y transparencia cuyo objetivo es garantizar resultados confiables.
 
En el Aula Magna de la Unidad Cuajimalpa, Ortiz Gutiérrez instó a los jóvenes a involucrarse en el proceso como observadores de casilla, en virtud de que la convocatoria respectiva cerrará el 7 de junio; “de esta manera los ciudadanos pueden constatar si existe una causa legal para realizar nuevamente el conteo de votos y verificar que el cómputo sea el correcto”.
 
La funcionaria electoral sostuvo que dicha participación resultará fundamental para incrementar la credibilidad en las instituciones, ya que “estamos en un momento de desconfianza y contra ello lo mejor que podemos hacer es seguir informando a la gente que se están abriendo las puertas para auditar de modo más directo la labor del INE”.