Imprimir

Número 371a
10 de julio de 2020

COLEGIO ACADÉMICO DE LA UAM APROBÓ EL PROYECTO DE ENSEÑANZA REMOTA PARA EL TRIMESTRE 20-P

*Académicos y alumnos perciben que con el PEER, la UAM dio una respuesta de vanguardia

ante la contingencia


 

 

El Colegio Académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) aprobó hoy, en su sesión 479, el Proyecto Emergente de Enseñanza Remota (PEER) para el desarrollo de las actividades del trimestre 20-Primavera –que iniciará el próximo 31 de agosto– y mientras dure la emergencia sanitaria.
 
En modalidad virtual a través de la aplicación Zoom, el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Institución, expuso que será un trimestre en general con un trabajo remoto, ya que se considera primordial la salud de la comunidad.
 
“Si las condiciones derivadas del semáforo epidemiológico permiten transitar a una modalidad semipresencial, cada División académica, en función de las características de las unidades de enseñanza aprendizaje, podrá programar actividades que requieran de procesos presenciales o mixtos, observando los lineamientos y protocolos sanitarios correspondientes”.
 
Hasta el momento, los resultados del PEER aplicado en el trimestre 20-I han sido en general satisfactorios, al permitir a la comunidad de la Casa abierta al tiempo seguir unida y reafirmar su compromiso social, a pesar del conjunto de limitaciones de orden diverso sobre las cuales se deberá seguir actuando.
 
“Las becas en especie jugaron un papel importante, al favorecer al sector estudiantil con menos recursos –13 por ciento de los matriculados de las cinco unidades universitarias recibió 4 mil 633 tabletas con conectividad a Internet– y la suma de este apoyo ascendió a 12 millones 645 mil pesos”.
 
Por ello, la Universidad –conforme a sus posibilidades presupuestarias– mantendrá este Programa de Becas en Especie durante el trimestre 20-P para el alumnado sin acceso a medios digitales de comunicación.
 
El personal académico que lo requiera contará con cursos y asesoría sobre el uso de medios para la enseñanza remota y el acompañamiento didáctico, antes y durante el trimestre 20-P, así como con el soporte técnico para el desarrollo de la docencia en dicha modalidad y se intentará extender los contenidos relevantes a la televisión y la radio, con programas frecuentes que aborden este tipo de instrucción.
 
El Rector General aseguró que es preciso fortalecer y mejorar el PEER para continuar por el camino del aprendizaje, por lo que se ayudará a los estudiantes en los procesos de inscripción, evaluaciones de recuperación y altas y bajas, así como para cursar las materias en las mejores condiciones viables, por lo que se hará una recomendación a los docentes en el sentido de que consideren la mayor flexibilidad, en la medida de lo posible, ante la problemática que este sector pueda enfrentar.
 
Por el carácter emergente y excepcional del Proyecto, las unidades de enseñanza aprendizaje cursadas o las evaluaciones de recuperación que se presenten y no sean acreditadas en el trimestre 20-P, no se considerarán presentadas y no serán contabilizadas en los expedientes.
 
Como parte del orden del día, también se dio a conocer la evaluación del PEER, a cargo de la Comisión de evaluación y seguimiento de los resultados del Proyecto.
 
La información recabada, a partir de una metodología cualitativa y cuantitativa basada en estadísticas, análisis de encuestas y narrativas del Conversatorio Virtual Comunidad UAM –realizado el 29 de junio–, permitió concluir que, en términos globales, la plantilla pedagógica y la comunidad estudiantil perciben que con el PEER la Casa abierta al tiempo dio una respuesta de vanguardia ante la contingencia, a pesar de las dificultades y limitaciones.
 
Un 97 por ciento del personal académico, consideró que el programa dio continuidad a las actividades docentes durante el trimestre 20-I y 93 por ciento lo catalogó como flexible y acoplado a las circunstancias.
 
Más del 50 por ciento de los alumnos destacó que les permitió adaptarse a la situación, aprender por su cuenta, comunicarse mejor, conocer los medios digitales y comprometerse con la sociedad al estudiar desde casa.
 
Las inscripciones a las evaluaciones de recuperación aumentaron en un 31 por ciento, respecto de las prevalecientes antes del PEER, y en 55 y 52 por ciento, comparadas con los trimestres 18-O y 17-O.
 
Además, obtuvo resultados aprobatorios un total de 9 mil 987 jóvenes, representando 58 por ciento más que en el trimestre 18-O y 60 por ciento más que en el trimestre 17-O, permitiendo así continuar su proceso de inscripción al trimestre 20-I.
 
Si bien el trimestre 20-I no ha concluido, en los datos actualizados a la semana siete se observa que 93 por ciento de la matrícula inscrita a licenciatura, ha decidido continuar con su formación universitaria.
 
La UAM cuenta con 82 planes de estudio de nivel licenciatura activos; después de diversos ajustes y modificaciones en el trimestre 20-I se programaron 4 mil 474 cursos y 678 módulos, 330 menos de los existentes antes del PEER, que sumaban 5 mil 482.
 
El principal factor estuvo asociado a la cancelación de talleres y laboratorios y, por área de conocimiento, la de Ciencias Biológicas e Ingeniería presentó la mayor disminución al cubrir sólo 81 por ciento de los cursos programados antes del PEER.
 
La formación en el nivel de posgrado continúa con 80 programas de estudio activos; 72 por ciento de la matrícula inscrita (41 mil 669 alumnos) tiene carga académica y se han llevado a cabo los procesos de inscripción, con lo cual la sociedad sigue reconociendo a la UAM como una opción en materia de investigación.
 
Después de diversos ajustes y modificaciones, en el trimestre 20-I se programó un total de 2 mil 217 cursos; se han realizado 38 convocatorias de ingreso previamente programadas: cuatro de Especialización, 21 de Maestría y 13 de Doctorado para recibir a quienes se incorporarán a la UAM en el trimestre 20-P.
 
También se han llevado a cabo 50 exámenes de grado en la modalidad remota –dos de Especialización, 35 de Maestría y 13 de Doctorado– y se tienen previstos 12 más.
 
Un 80 por ciento de los profesores opina que el PEER tomó en cuenta las condiciones socioeconómicas diversas de los alumnos, mientras que 64 por ciento cree que tomó en cuenta los conocimientos y las habilidades necesarias para la enseñanza remota por parte de los profesores.
 
El 79 por ciento del personal docente, piensa que el Proyecto tomó en consideración las capacidades institucionales para proporcionar los apoyos técnicos y de gestión en la operación efectiva del PEER.
 
Ante la dificultad para concretar los programas de movilidad en otras instituciones de educación superior, como consecuencia de la emergencia sanitaria, en la sesión del Colegio Académico también se acordó una recomendación a los Consejos Divisionales para que, en aquellos planes y programas de estudio que prevean la movilidad obligatoria, ésta se tenga por acreditada con unidades de enseñanza aprendizaje optativas o de otras divisiones.