Imprimir
Número 314
4 de noviembre de 2015
ES CAMBIO CLIMÁTICO, UN DESAFÍO PARA LA HUMANIDAD TAN GRANDE COMO LA POBREZA

*Los biocombustibles poseen gran potencial para sustituir a los fósiles en varios tipos de aplicaciones

 

*No disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero significará enfrentar condiciones climáticas inéditas

 

El dióxido de carbono no es el único contaminante a reducir, también hay un grupo de compuestos que contribuye al cambio climático de manera adicional o complementaria y se le conoce como forzantes climáticos de vida corta, entre ellos el metano y el hollín o carbón negro, afirmó el doctor Adrián Fernández Bremauntz, director de la Latin American Regional Climate Initiative (LARCI).

 

El metano tiene un potencial de efecto invernadero muchísimas veces mayor que el CO2, en tanto que el hollín, al ser emitido por la combustión del diésel de petróleo no sólo causa impactos a la salud por contaminar el aire, sino que también afecta la capa de ozono y debe controlarse, indicó el también asesor en sustentabilidad de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

 

Invitado por la Rectoría de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el experto en temas de sustentabilidad, ecología y cambio climático alertó que son más de 200 años de efectuar grandes deforestaciones y quemar importantes cantidades de combustibles fósiles.

Fernández Bremauntz señaló que los biocombustibles constituyen una alternativa que ofrece un gran potencial para sustituir a los fósiles en muchos tipos de aplicaciones vehiculares, industriales.

 

El especialista reconoció que en la universidad hay una gran capacidad de conocimiento e investigación útil generada al respecto que implica muchos aspectos tecnológicos.

 

“El cambio climático es uno de los mayores desafíos de la humanidad, que se suma a problemas no resueltos además de la pobreza y las guerras, estamos cambiando la atmósfera y los ciclos del planeta, lo cual afecta a todos los países por igual”, refirió en el Seminario Camino a la COP21. Mitigación y adaptación climática en México: contribuciones de la investigación.

 

La actividad se llevó a cabo como una reunión previa a la realización de la 21 Conferencia de las Partes (COP21) en París, Francia, en el marco de la convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, a la cual acudirán 196 países, y donde se generará un nuevo acuerdo internacional para mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados.

 

El doctor Adrián Fernández Bremauntz opinó que “ojalá que cada uno de esos países firme y cumpla sus compromisos en esta próxima reunión, el problema es tan grave que no basta con que sólo unos cuantos tomen medidas, por ello será importante revisar las propuestas y acciones que se efectuarán, así como metas al 2030”.

 

De hecho, sostuvo, por la sola expansión de los océanos se ha reportado un pequeño incremento del nivel del mar, que de continuar así en menos de 100 años deberemos reaprender geografía porque vamos a tener que trazar los límites de las costas, por lo que el reto es disminuir nuestras emisiones de todos los gases que producen el efecto invernadero.

 

Además, acotó “aún estamos por sentir los verdaderos efectos del cambio climático, es algo a lo que debemos poner freno inmediatamente; tenemos que aprovechar y cuidar el agua, en caso contrario, enfrentaremos sequías, temperaturas extremas y condiciones climáticas inéditas”.

 

Al inaugurar el seminario, el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector de la Unidad Cuajimalpa de la UAM, manifestó que “queremos promover una discusión desde la perspectiva académica que abone al consenso de la COP21, que al mismo tiempo se convierta en un acercamiento crítico del tema”.