Imprimir

Número 304
2 de junio de 2020

BITÁCORA DEL ENCIERRO, UN PROYECTO ARTÍSTICO DE ACOMPAÑAMIENTO

EN LA EMERGENCIA

*La iniciativa de la Unidad Cuajimalpa de la UAM busca construir comunidad 
 
*Ofrece textos, audios y videos de escritores, creadores e intelectuales: Dayanira García   

 

 

 

Con la idea de que la creación artística es un medio ideal para construir comunidad y ofrecer acompañamiento durante la emergencia sanitaria por el COVID-19, la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) integró el proyecto Bitácora del encierro. 

 

A manera de revista digital, bitacoraencierro.org permite a escritores, artistas e intelectuales nacionales e internacionales compartir textos, audios o videos, a partir de las experiencias vividas durante el periodo de confinamiento. 

 

“La iniciativa comenzó el pasado 25 de mayo –a través de la Coordinación de Extensión Universitaria de la Unidad Cuajimalpa y 17, Instituto de Estudios Críticos, con la curaduría del editor Philippe Ollé-Laprune y traducciones de Adriana Romero Nieto– destacó la doctora Dayanira García Toledo.

 

Cada día estará disponible una participación inédita y una vez al mes un especialista analizará los materiales publicados; todas las colaboraciones quedarán como una memoria de libre acceso para los interesados.

 

La propuesta “surgió a raíz de una necesidad primordial: ampliar el alcance de las funciones sustantivas de la Universidad y estar al servicio de la población, en este contexto sui generis de reclusión para acompañarla desde la esfera de la cultura”, precisó. 

 

Hasta el momento, el portal Web cuenta con el video En el encierro los imaginarios se disparan, del mexicano Mario Bellatin, y los textos Mandatos para los confinados, del francés Éric Pessan; La poética del ostracismo, de la argentina Fernanda García Lao; Covideas, del mexicano Fabrizio Mejía Madrid, y Lectura entre líneas del entorno nuestro, de la autora china A Yi.

 

La doctora García Toledo señaló que ya se cuenta con alrededor de 60 participaciones aseguradas y en breve aparecerán las contribuciones de los escritores Roberto Brodsky, de Chile, y Camila Fabbri, de Argentina.

 

El apoyo de “voces de distintas latitudes permite, tanto ampliar el panorama de cómo se está viviendo esta pandemia como ver ciertos puntos de encuentro o aspectos muy propios de una determinada región que pueden generar cierta empatía entre los creadores y las personas que accedan a las obras”, dijo la jefa de la Sección de Actividades Culturales de dicha sede académica de la UAM.

 

La interfaz es sencilla de utilizar, pues cuenta con una introducción a cargo de Ollé-Laprune y muestra los enlaces a las colaboraciones, además de la posibilidad de conexión a la página institucional de la Unidad Cuajimalpa.

 

“El propósito final es encauzar la preocupación hacia la imperiosa necesidad de forjar comunidad, ya que este asunto de la crisis sanitaria se vive –por obvias razones– desde lo individual, pero es indispensable empezar a pensar en colectivo y en cómo podemos reelaborar nuestra situación social a partir de esta coyuntura”.

 

García Toledo, adscrita a la Coordinación de Extensión Universitaria, mencionó la importancia de abrir un espacio para que la gente se sienta bien y sepa que no está sola y que existen muchos elementos en común para enfrentar este fenómeno global.

 

“Siempre hay caminos para reformar la realidad, enfocándola de una manera más adecuada y qué mejor desde la literatura y la creación artística como herramientas para reflexionar, repensarnos, reconstruirnos y redireccionar nuestros pasos”, finalizó.