Imprimir
Número 235
27 de julio de 2015
 
INVESTIGADORES DE LA UAM DESARROLLARON UN NANOBIOSENSOR PARA LA DETECCIÓN DE CÁNCER DE MAMA Y SU MONITOREO POSTOPERATORIO

*Con este dispositivo es posible detectar en una muestra de saliva si el paciente tiene o no cáncer

 

*Se trata de un producto que cada persona podrá comprar en la farmacia a un precio accesible, hacer una prueba en casa, y si resulta positiva recurrir al médico para iniciar un tratamiento

 

Investigadores del Laboratorio de Nanotecnología e Ingeniería Molecular, del Departamento de Química, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), desarrollaron un nanobiosensor para la detección de cáncer de mama y su monitoreo postoperatorio, a partir de la detección de biomarcadores (moléculas) relacionadas con cáncer en mama.

 

El dispositivo, cuyo diseño se encuentra en trámite de patente, es de fácil uso e interpretación, similar al utilizado en pruebas de embarazo, informó la maestra Ximena Estefanía Olvera Rocha, quien con esta investigación obtuvo el grado de maestra en el Posgrado de Ingeniería Biomédica, y el doctor Nikola Batina, quien junto con el doctor Miguel Cadena, asesoraron la tesis desarrollada en la Unidad Iztapalapa de la UAM.

 

En entrevista, Olvera Rocha y Nikola Batina señalaron que con este dispositivo es posible detectar en una muestra de saliva si el paciente tiene o no cáncer y consiste en un papel colorimétrico que en tres minutos indica si hay presencia de la enfermedad.

 

Tras comentar que en este laboratorio se ha venido trabajando desde hace tiempo en el desarrollo de nanobiosensores, dijeron que éstos se conocen en el mundo y se han desarrollado con un principio similar para detectar otras enfermedades, pero no para cáncer de mama.

 

Explicaron que en esta investigación se decidió trabajar con saliva porque resulta menos invasivo y molesto para el paciente, además de obtenerse de manera más fácil que en muestras de sangre.

 

El grupo de investigadores aclaró que hasta ahora no se han hecho pruebas bajo protocolos médicos, porque esto corresponde a una segunda etapa de la investigación, en la que “tendrían que ser los especialistas (médicos), con pacientes sanos y con cáncer, con diferentes fases de avance. En una escala donde cero corresponde a una etapa muy temprana y cuatro a una fase terminal”.

 

“Realmente nos interesa la detección temprana en la fase cero o en la uno, porque el nivel de sobrevivencia es de un 85 por ciento, mientras que en la cuatro la sobrevivencia se reduce a 14 por ciento”, expuso la maestra Ximena Estefanía Olvera Rocha.

 

Se trata de un producto que cada persona podrá comprar en la farmacia a un precio accesible, hacer una prueba en casa, y si ésta resulta positiva recurrir al médico para consulta e iniciar un tratamiento.

 

Al explicar el proceso que siguió en su investigación, la maestra Olvera Rocha señaló que la premisa fue que cuando hay presencia de cáncer en el organismo, el metabolismo cambia y hay ciertos metabolitos que se distribuyen en el torrente sanguíneo; “si uno los mide en la sangre estarían más elevados y en la saliva, al ser un ultrafiltrado de la sangre, se pueden encontrar en pequeñas cantidades.

 

Es ahí donde entra la nanotecnología, al diseñar un dispositivo sensible a la presencia de esas moléculas en la saliva, capaz de detectarlas en bajas concentraciones. “Sin nanotecnología no se podría detectar cáncer de mama en saliva”, comentó el doctor Nikola Batina.

 

Aclararon que el sistema desarrollado no es sustituto de ninguno de los análisis que actualmente se utilizan para detectar cáncer de mama, como los análisis clínicos ni la mastografía o la autoexploración; “es un complemento para saber que algo no está bien” y recurrir a tiempo con un especialista”.

 

La maestra Ximena Olvera recordó que recientemente la Secretaría de Salud señaló que el incremento del gasto en el servicio médico obliga al Sistema Nacional de Salud a hacer más eficiente el diagnóstico y el tratamiento oportuno, y es lo que nosotros buscamos con este nanobiosensor.