Imprimir
Número 123
11 de marzo de 2017

EL CORAZÓN RETUMBA EN EL COSMOS Y EN LA UAM

*Una representación iconográfica de este órgano humano vital, en la obra de Melba Urrego

 

 

 

El corazón es al cuerpo lo que el sol al espacio y a todo el universo: si deja de latir, la existencia desaparece, mientras que, en sentido metafórico, de él emanan sentimientos, pasiones y afectos, todo lo cual explica que la naturaleza de este motor de vida y creación humana esté en la mirada pictórica de Melba Urrego.

 

Corazón, símbolo que late –expuesta en el Centro de Difusión Cultural Casa de la Primera Imprenta de América de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) hasta hoy, 11 de marzo– condensa una representación iconográfica de ese órgano, con el pincel como vehículo expresivo.

 

En esta propuesta, la artista subraya los lazos que unen en formas múltiples a las personas con un elemento infatigable en su misión de bombear la sangre al cuerpo, mientras irradia todas las emociones y su latir es percibido en cada una de las obras, “como el ritmo cardiaco que retumba en el cosmos”.

 

Urrego empleó una técnica particular: el uso de acrílico sobre papel y café colombiano como pigmento –incluido el óxido de la semilla tostada– para realizar peces, rostros, figuras humanas y otros motivos que, combinados con colores vivos, revelan las inquietudes de la autora en sus esfuerzos por hacer latir el corazón.

 

Durante el proceso creativo se sumergió en una variedad de significados, buscando entender y proyectar la riqueza expresiva de dicha figura para exponer una visión analítica del mundo ligada a una técnica pictórica que invite a la reflexión y la contemplación.

 

“El corazón es al cuerpo lo que el sol al espacio y a todo el universo”, pues si deja de latir el ser humano muere y es por esto que todo se concentra en este órgano, símbolo viviente de religiones y culturas, entre ellas la egipcia y algunas prehispánicas de América Latina.

 

Y por todo lo anterior colocó el corazón en el centro de su metodología artística, a manera de representación de las emociones de comunicar para observar cómo a través del tiempo las civilizaciones se han manifestado retomando ese emblema, “pues se trata de la expresión del sentir de los momentos de la vida”, afirmó la egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de Colombia y maestra en Arte por el Colegio de San Carlos y por la Universidad del Claustro de Sor Juana.