Dirección de Comunicación Social
msg@correo.uam.mx

Número 339
Noviembre 6, 2009

INICIÓ UAM CONSTRUCCIÓN DEL MUSEO GOTA DE AGUA

*Brindará un espacio museográfico dinámico, interactivo y lúdico, con propuestas científicas y tecnológicas vinculadas con el uso y cuidado del agua

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) inició la construcción del Museo Gota de Agua, proyecto cuyo objetivo es brindar a quien lo visite un espacio museográfico dinámico, interactivo y lúdico, con propuestas científicas y tecnológicas vinculadas con el uso y cuidado del agua como recurso natural e indispensable para la vida.
 
El Museo –cuya zona de influencia abarcará siete delegaciones del Distrito Federal y seis municipios del Estado de México, territorio en el que habitan alrededor de 6.6 millones de personas– estará ubicado en el Predio La Cufa, dentro el área natural protegida en el Cerro de la Estrella de la Delegación Iztapalapa y ocupará una extensión de 12 mil 76 metros cuadrados.
 
Durante la presentación del proyecto, el director del Museo, doctor Antonio Rodríguez Canto, explicó que en esta zona se conjuga la mayor concentración de población del país, y la menor oferta de servicios de educación científica, lo que compromete el desarrollo sustentable. “Los principales centros de divulgación científica y cultural se encuentran en las zonas centro, sur y poniente, dejando al resto de la urbe con una escasa oferta de este tipo de servicios”.

El Museo favorecerá al área natural protegida, como la preservación de los recursos endémicos naturales y arqueológicos de la zona, mediante la construcción de un jardín etnobotánico, un invernadero, un pozo de infiltración y una planta de tratamiento de agua.
 
En relación con los beneficios de índole educativa expuso que propiciará la puesta en marcha de programas de información, aprendizaje y capacitación permanentes para favorecer el desarrollo social, reforzando y sensibilizando a los visitantes sobre el cuidado y uso responsable del agua; la impartición de talleres didácticos dirigidos a diversos sectores y grupos sociales que coadyuven a la generación de una nueva cultura del agua.
 
Respecto a los beneficios socioculturales apuntó que se impulsará la propuesta de corredor cultural de la Delegación Iztapalapa, la cual incluye el Ex convento de Culhuacán, el Predio La Cufa, el Museo y Templo del Fuego Nuevo, el Museo y Predio de la Pasión, así como los ocho barrios y el Centro Histórico de dicha demarcación.
 
El diseño del Museo, construcción que prevé culminarse en un año, consiste en una esfera estructural de fibra de vidrio, poliuretano, cobre y esmalte, cuya expresión externa será la réplica del planeta; esto establece una comunicación armónica con el entorno, “convirtiendo cada visita en una experiencia única e individual”, señaló.
 
Sobre dicha estructura el arquitecto Juan José Díaz Infante Núñez, autor del diseño, resaltó que entre las características más relevantes de la esfera es que no está en el piso, sino en el espacio y que es Museo didáctico por dentro y por fuera, ya que la parte exterior se transformará de acuerdo con la información obtenida vía satélite acerca de las modificaciones que sufre el planeta.
 
El maestro Javier Melgoza Valdivia, secretario general de la UAM, destacó la participación de los gobiernos Federal, capitalino y delegacional, así como de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal con el fin de dar certeza jurídica sobre el predio a esta casa de estudios y llevar adelante el proyecto.
 
El Museo, apuntó, busca colaborar en la confección de una nueva cultura íntimamente vinculada con el uso racional y la adecuada distribución de ese recurso fundamental para la vida, así como ser promotor cultural en una zona que está desatendida en ese terreno.
 
Melgoza Valdivia advirtió que un proyecto como éste sólo tiene futuro si la comunidad lo siente suyo, lo cuida y lo preserva, “por lo que invitamos a los vecinos para que consideren al Museo como parte de sus intereses, expectativas y, por tanto, de sus afanes cotidianos”.
 
La licenciada Clara Brugada, encargada del despacho de la jefatura delegacional en Iztapalapa, aseveró que la ciudad tiene que buscar nuevos esquemas de gestión del agua.
 
Si bien es cierto que este problema tiene diversas dimensiones como la ambiental, técnica y financiera, posee también su vertiente social y humana; “se trata de la garantía de las personas a un recurso fundamental para su existencia: el derecho humano al agua”.
 
El conflicto debe resolverse mediante una redistribución justa, solidaria y equitativa, pues mientras en algunas delegaciones se consumen 400 o 500 litros de agua por persona al día, en Iztapalapa la cifra se ubica en alrededor de 125 litros.
 
En el acto estuvieron también los rectores de las unidades Azcapotzalco, Cuajimalpa, Lerma e Iztapalapa de la UAM, además del licenciado Sergio Ampudia Mello, representante de la Oficialía Mayor del Gobierno del Distrito Federal, entre otros.